UNA WEB DE FRANCISCO MIRANDA AZURMENDI

REVOLUCIÓN DE ALTOS VUELOS


Quien más, quien menos, seguro que casi todos los lectores han usado al menos una vez el avión para desplazarse, sea en línea regular o vuelo chárter. Todo el mundo se sorprende de lo caros que son los vuelos regulares y de lo baratos que salen los chárter con estancia. A tal punto llega el contraste que son muchos quienes contratan un viaje a la República Dominicana con alojamiento en Todo Incluido antes que pagar el precio de los vuelos regulares al mismo destino, por la sencilla razón de que sale más barato el paquete con vuelo chárter. Y es que los aviones, cuando van llenos, son muy rentables. Si la ocupación es mediana o baja, los billetes suben de modo que el vuelo siga siendo rentable, repercutiendo el coste en los billetes. Las paradojas son tales que hoy en día cuesta menos ir de Madrid a Londres que a Santander, con más disponibilidad horaria.

Viajar en avión no es necesariamente caro. Todo depende del destino y de la competencia entre empresas. Ir en tren se está convirtiendo en un lujo y ahí si que no hay ofertas que valgan ni empresas peleándose por los clientes. El magnífico servicio AVE de Madrid a Sevilla se paga a un precio alto y alejado de las posibilidades del ciudadano medio. En este sentido, el tren de alta velocidad quita viajeros al avión sin ahorrar dinero al viajero, a cambio de una mejor accesibilidad. El público de clase media se va al autobús o recurre al turismo particular.

Y en esto que llegan las aerolíneas supereconómicas, con aviones nuevos y relucientes, frecuencias elevadas y tarifas impresionantes por lo asequible. A partir de ahora, todo el mundo podrá volar con la misma facilidad con la que se desplaza en coche.

Hubo un tiempo en que cada país tenía su propia aerolínea estatal, donde la gestión era la típica de una empresa pública derrochadora y deficitaria. Los billetes eran caros y los déficits se acumulaban porque los habitantes del país cubrían con sus impuestos las pérdidas. Pero eso se acabó. Ahora las líneas aéreas son empresas privadas y tienen que buscarse la vida. Han caído gigantes como Swissair, que ahora se llama Swiss, cuya plantilla cobraba espectaculares sueldos suizos, junto a Sabena, la compañía belga de toda la vida. Iberia se ha puesto las pilas y vende por Internet todo lo que puede.

En este tercer milenio llegan las aerolíneas del futuro. Ya podemos usar estas compañías para movernos por Europa con más facilidad que por España. En estas empresas se ajustan los gastos superfluos y se suprime todo que no sea necesario. Estamos hablando de Easyjet, Ryanair, Germanwings y Volareweb. Las dos primeras ya tienen solera y las dos últimas acaban de nacer. Estas compañías venden por teléfono o Internet, habiendo eliminado a las agencias de viajes como intermediarios. Quien no tiene Internet, seguro que tiene teléfono y puede hacer la gestión cómodamente desde su casa. Se acabaron las comisiones y la cuenta de gestión lo agradece. En su vuelo no le darán nada gratis, ni periódico, ni bebidas ni comidas, si lo quiere, lo paga. Con ello se evitan los periodos de carga y descarga del "catering" y el avión está listo para volar enseguida.

No piense que se trata de aviones hechos polvo, pues se viaja con flotas de primera categoría y personal competente. Por ejemplo, es posible viajar desde Bilbao a Milán, ida y vuelta, con impuestos incluidos por menos de 60 euros. Y no es una oferta especial, sino un precio normal. La norma en estas compañías es que cuanto antes se reserva, mejor precio se obtiene. Las fechas clave sí tienen un coste parecido al de las grandes compañías, en tanto que los periodos flojos son muy aprovechables.

El caso es llenar aviones para que sean rentables. Las condiciones de reserva permiten modificar fechas y horas de salida, pero no hay reembolsos.

Algo muy típico en las aerolíneas supereconómicas es usar aeropuertos pequeños y poco conocidos. Algunas de ellas despegan desde Paris-Beauvais, al cual se accede únicamente por carretera, sin metro ni tren,aunque con un buen servicio de autobús. Los costes de un aeropuerto barato ayudan mucho. En Londres se evitan Gatwick y Heatrow, prefieriendo Stansted.

Gracias a estas compañías, muchas pequeñas ciudades europeas cuentan con vuelos que jamás hubieran disfrutado. Bergerac y Poitiers, en Francia, más pequeñas que Burgos, tienen vuelos a Londres varias veces por semana.

En España, los aeropuertos beneficiados son los turísticos, principalmente, como Palma de Mallorca o Málaga, incluso Girona o Alicante, pero cada vez hay más vuelos a ciudades de negocios. En Bilbao hay aviones de Easyjet para Londres o de Air Berlín hacia cualquier parte pasando por Palma de Mallorca.

Lo que no nos suelen ofrecer son vuelos combinados, es decir, con un único billete para dos trayectos conectados. Una vez en destino se recoge el equipaje y se vuelve a facturar. Hay casos en los que ni siquiera se usa la facturación y uno sube su propio equipaje. Aún así, como cada aerolínea tiene un aeropuerto clave, cuando se llega a Milán, Colonia, Londres o Dublín, hay vuelos abundantes con los que conectar.

En los enlaces de esta página, ubicados en los logotipos de las compañías, se encuentra la posibilidad de utilizar el idioma español para navegar. Una vez introducidos los datos como aeropuertos de partida y llegada con las fechas deseadas, la web muestra varias opciones de vuelo para el día elegido, la víspera, la antevíspera y los dos días siguientes, pues los precios son muy variables. Si no nos importa mucho salir el día anterior o el posterior, nos aprovecharemos de importantes rebajas. Elegiremos las opciones preferidas y obtendremos el precio total incluyendo impuestos. Reservar con toda seguridad es solo cuestión de introducir un número de tarjeta de crédito. Por no haber, no hay ni billete. Basta con presentarse en el mostrador de facturación con el carnet de identidad y un localizador (número secreto) para acceder al avión. Los gastos se han reducido al mínimo.

El lector se estará preguntando si esto nos beneficia en algo. Pues sí, mucho. Por un lado se facilita el traslado del cliente extranjero a voluntad hacia nuestro país, sin los tradicionales límites de los siete o catorce días de estancia. Por otro, que eso es lo mejor, comienzan a aparecer conexiones internacionales hasta ahora ausentes de los aeropuertos pequeños. Los aeropuertos regionales suelen tener varios vuelos a Madrid y Barcelona, algún chárter a Baleares y Canarias y ahí se queda todo. Para el huésped internacional ya no hará falta volar desde su aeropuerto hasta Madrid y coger un enlace a destino. Con un solo vuelo puede quedar todo arreglado. Por ello no es de descartar que aeropuertos poco frecuentados se vean beneficiados y con ello todo el sector hostelero de la zona. Guipúzcoa, Asturias y Cantabria, Aragón, las dos Castillas, podrían ser accesibles desde las principales capitales europeas por poco dinero y ello va a beneficiarnos porque somos competitivos.

Podremos viajar a importantes aeropuertos europeos con conexiones a todo el mundo sin tener que pasar por Madrid necesariamente, a precios hasta ahora nunca soñados. Los turistas vendrán y se gastarán en comer y dormir lo que ahora se pulen en volar. Desde las webs de estas aerolíneas se puede incluso reservar un hotel o un coche de alquiler, con lo que el viajero toma el mando ante las tradicionales agencias de viaje. Por si fuera poco, los trayectos de solo ida tienen precios competitivos, permitiendo recorridos de tipo circuito.


Las aerolíneas supereconómicas son una buena noticia para todos. Quizás las asociaciones de hosteleros harían bien en informarse sobre cómo conseguir que el aeropuerto de su provincia sea punto de llegada de estos vuelos. Hasta ahora solo se ha hablado de que las comunidades autónomas subvencionen los vuelos de las compañías tradicionales y ello no ha dado resultado. Si hay negocio, los aviones llegarán y con ellos el dinero.

z

Todos estos textos tienen protegidos sus derechos. En cada uno de ellos aparecen enlaces para profundizar. Consultas con respuesta en 24 horas.

 

Contacte con el autor por correo o messenger en ...

azurmir@hotmail.com